Procura no rayar o rozar el producto con superficies abrasivas. Evita la exposición directa al sol así como de cualquier fuente directa de calor. 

Todos nuestros productos deben mantenerse alejados de productos con grasa o que contengan alcohol (perfume, crema de manos, higienizante de manos, maquillaje).